Los juegos de los ERTes y Eres del grupo Serunion con sus trabajadores

El Grupo Serunion dedicado a la restauración social, ha realizado, desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020, tres expedientes de regularización de empleo (EREs) y además se ha acogido a los diferentes ERTEs que se regularon desde el inicio de la misma

Los expedientes de regularización de empleo se presentaron por causas organizativas y productivas debido a la implantación del teletrabajo en las empresas a las que prestaban sus servicios, debido a la disminución de los comensales habituales.

De estos tres EREs, uno se dirigió exclusivamente por los trabajadores de estructura y los otros dos incluyeron también a centros de producción de toda España, estos últimos tendrán fin al tercer trimestre de 2022 para valorar las necesidades de servicio en los centros afectados, con lo que se querrá reajustar las plantillas a las necesidades actuales.

En cuanto a los ERTEs que Serunion ha presentado en las diferentes sociedades, la empresa está infringiendo las normativas de los ERTEs perjudicando a sus trabajadores de las siguientes formas diversas :

1- Afectando al personal parcialmente, para sacar la máxima rentabilidad al centro, sin contar las cargas de trabajo que los empleados realizan. Estas cargas han superado fronteras a nivel de horarios laborales en las que los cocineros, además de llevar a cabo funciones de responsables de centro, se han llevado trabajo administrativo a casa para poder cumplir las tareas a realizar . Todo esto, se ha agravado con el protocolo de Covid-19 y no se han ampliado plantillas ni se ha mantenido su jornada contratada.

2- A los trabajadores, se les hace realizar parte de su jornada en otras sociedades del grupo Serunion. En estas sociedades, se han encontrado con convenios de aplicación inferior al convenio colectivo estatal del sector de restauración social, con el que más rentabilizan los costes de personal debido a que su salario base es inferior. Esto se llama, entre otras cosas, prestación ilegal de trabajadores.

3- Realizar nuevas contrataciones teniendo a trabajadores en ERTEs en la misma sociedad y habiendo realizado expedientes de regulación de empleo (EREs) como ya habíamos comentado.

4- Despedir a trabajadores que están en ERTE parcial aduciendo las causas de despido objetivo , para echar a empleados que tienen una antigüedad considerable y de esta manera minimizar la indemnización, dejando a empleados con menos antigüedad en estos puestos de trabajo .

Todo ello para obtener el máximo beneficio de facturación a expensas de sus trabajadores sin respetar sociedades ni convenios colectivos, traspasando de una sociedad a otra sin subrogación o segregación del empleado.

Por último, la formación del empleado que generalmente se realiza online, fuera de horario laboral, en la que el trabajador debe poner su tiempo de ocio y los medios tecnológicos de los que disponga y que su compensación debería ser en jornada laboral resulta que la sección mayoritaria del comité de intercentros de Serunion SAU realizó un pacto con la empresa para que abonaran 12 euros por curso realizado (de unas 4 horas aproximadas cada curso).

Se ha obviado lo que se establece en el art. 23 del Estatuto de los Trabajadores que nos dice que el tiempo destinado a la formación se considera en todo caso tiempo de trabajo efectivo, dejando al trabajador sin poder manifestar su disconformidad, ya que les abonan en su nómina del mes , sin dar opción a decir su opinión de si desea su compensación en tiempo de jornada o no y aún más irrisorio es que la cuantía es inferior al SMI.

Este pacto o acuerdo, la compañía lo ha traspasado a todas las sociedades del grupo sin negociarlo con los distintos comités de empresas que existen en cada una de ellas.

Para todas estas irregularidades se han realizado demandas de inspección de trabajo, desde el año 2021 con fecha de julio. Desde la sección sindical de UGT de Catalunya se ha solicitado reiteradamente documentación al departamento de RRLL para tener un seguimiento de todas estas y seguimos sin obtener respuesta.

Por ello, manifestamos que esta sección sindical ha tomado las medidas legales por la omisión reiterada por parte de la empresa de la información solicitada, por la cesión ilegal de trabajadores, así como por los despidos de la plantilla con mayor antigüedad aprovechando las ventajas que por ley les benefician.